A la hora de comprar un anillo, sea para uno mismo o como regalo, uno de los mayores retos es saber la talla correcta. Los anillos ajustables son piezas de joyería hermosas y sofisticadas con un acabado de primera calidad, al igual que el resto de las joyas. Sin embargo, tienen ventajas que los convierten en un accesorio especial.

Por qué deberías comprarte un anillo ajustable

Para comprar un anillo ajustable, no necesitas saber la medida de la circunferencia o el diámetro de tu dedo. Como hablamos en el artículo anterior, cada persona tiene una medida para cada dedo (la mano izquierda es diferente de la derecha). Los anillos ajustables son accesorios súper flexibles, ya que permiten utilizarlos en diferentes dedos. Así, puedes crear un estilo diferente según la ocasión. Al fin y al cabo, todos tenemos días en los que queremos tener un look más discreto y otros en los que preferimos ser más irreverentes. Ciertas horas del día o ciertos climas hacen que las manos se dilaten. En esos momentos, cuando el anillo empieza a ejercer presión sobre el dedo, sólo hay que ajustarlo. Creo que todos hemos tenido la experiencia de sentir dificultad al quitarnos un anillo. Como el anillo tiene una abertura en el borde, quitarlo en esos momentos es más fácil.

Por qué deberías regalar un anillo ajustable

Si quieres regalar un anillo a alguien pero tienes dudas sobre el tamaño del dedo, la mejor solución es apostar por los anillos ajustables. De este modo, la persona puede ajustar el regalo según sus preferencias y jugar con otros anillos que ya tenga para conseguir el estilo que desee.

Mezcla de anillos

Los anillos ajustables permiten crear una variedad mucho mayor de looks. Son ideales para hacer una mezcla de anillos en ambas manos, o en una, si lo prefieres. En otras palabras, un anillo en cada dedo. Así pues, sólo tienes que encontrar tu modelo favorito de nuestra colección, ajustarlo al dedo que quieras y ¡ya está! Al día siguiente, puedes ponértelo en otro dedo y probar otra combinación sin ninguna molestia.


25 agosto 2021 — Ana Pinto